AY, MI CUBA
Septiembre 25, 2013
ESPEJOS Y ESPEJISMOS
Septiembre 25, 2013

49 ATAÚDES

14/03/2010

Pienso que las sociedades, como los hombres, tienen valores y dignidad. La solidaridad, la generosidad, la tolerancia, el respeto, nos definen no sólo como seres humanos sino como ente colectivo.

La dignidad de una sociedad se mide por muchos aspectos, pero uno es central: el trato que le da a sus niños, a sus ancianos y, en general, a todo aquel que sea vulnerable.

49 ataúdes de niños mexicanos demandan la verdad y la justicia a la que sólo se accede con el señalamiento de responsables y con su castigo. Son 49 niños muertos, muchos más mutilados para siempre y miles, quizá millones, en estado de indefensión y riesgo.

Son los niños de la guardería ABC y son los niños del sistema de guarderías subrogadas del IMSS.

Un país debe estar muy mal cuando su máximo Tribunal da a conocer el resultado de una investigación que desnuda la corrupción y la indolencia, que pone en situación de riesgo inminente a nuestra infancia y nada, o casi nada, ocurre.

La guardería ABC es la radiografía de un estado que se pudre.

El sistema de guarderías, dice la investigación, carece de anclaje legal. Sólo el .3% de los hogares supletorios de los hijos de trabajadores mexicanos cumplen con las normas. Hay señalados: un Alcalde, un ex Gobernador prisita y un Secretario en funciones.

El informe es preliminar y, por lo mismo, hay que esperar el pronunciamiento oficial de la Suprema Corte de Justicia, claman las voces legalistas. Hay que esperar el fallo y más: no hay que sorprendernos si el fallo falla: Fernando Franco, Ministro ponente, fue Subsecretario del Trabajo y, por ello, miembro del Consejo de Administración del IMSS durante el foxiato. Sergio Valls fue Director Jurídico del Instituto con Ernesto Zedillo. Son jueces y son parte. En esas manos pende la conclusión e, improbablemente, la autoflagelación.

Preliminar o no, sin embargo, hay un señalamiento preciso de indolencia. Hay responsabilidades por omisión. Es inaudito que no se haya ordenado el cierre de todo el sistema que incumple en el 99.7% de los casos. Triste que el Secretario de Comunicaciones no haya renunciado por dignidad o por vergüenza. Lamentable que no haya sido cesado. Increíble que el PRI no haya censurado a su ex Gobernador.

País de indignos, mejor esperar a la resolución definitiva para comenzar a proteger a nuestros niños. Quizá ninguno de ellos sea nuestro hijo, pero es hijo de algún mexicano. Es el sistema en el que confiamos la vida, la salud, el cuidado de nuestros pequeños porque se supone que el Estado mexicano tiene la organización y la honorabilidad para cuidar sus vidas y para darles un trato decente. Ya vimos que no. Al menos, ojalá tengamos la altura, la gallardía, la dignidad, de honrar sus muertes con justicia a secas

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*