Las Ataduras
Septiembre 26, 2013
El Purgatorio y el Cielo
Septiembre 26, 2013

El Sexenio que se Va

 

01/11/2006

EL sexenio de Vicente Fox seguramente será recordado como el de las oportunidades perdidas. No hay, para los pueblos, drama más lamentable que perder las coyunturas históricas. Para las naciones, existen momentums que se crean por factores externos: ciclos económicos a la alza, bonos demográficos, reacomodo de fichas geopolíticas. Pero existen, también, aquellos que los propios pueblos generan. Tal fue el caso de la alternancia mexicana.

Esta se dio tras un largo proceso de democratización que inició, como parto, tras un hecho traumático y doloroso: la noche triste de Tlatelolco. El proceso debió haber terminado el tres de julio del dos mil. Hasta ese momento, parecía que México vivía una revolución de terciopelo. El régimen priísta se iba y más: se iba sin sangre. Se evadía la temible profecía de Fidel Velásquez: “a balazos llegamos y a balazos tendrán que sacarnos”. El país parecía conectarse con el signo de cambio político más positivo de Europa Oriental. Con la excepción de Rumania, el poder comunista se iba reconociendo que, por el momento, su ciclo había cumplido.

MAS EN PDF

Descargar

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*