¿Quién teme a la izquierda?
septiembre 26, 2013
La Privatización de la Política
septiembre 26, 2013

Los relámpagos de Agosto

 

01/08/2005

Este mes ha iniciado formalmente el proceso de elección de candidato presidencial por parte del Partido Revolucionario Institucional. Extendido prematuramente su certificado de defunción, el viejo partido está de vuelta. Año tras año, tras el fatídico 2000, el partido que gobernó a México 71 años probó su potencia. Hoy, gobierna 17 estados, posee mayorías simples en ambas cámaras federales, con bancadas de 224 diputados y 59 senadores, y tiene mayoría absoluta en 13 congresos locales. Con esta fuerza, se prepara para dar la madre de todas las batallas.

Su candidato más avanzado, Roberto Madrazo, ocupa el segundo lugar en todas las encuestas, aún lejano, en un rango de 11 a 27 puntos del puntero: Andrés Manuel López Obrador. No obstante, como partido, el PRI aparece como la indiscutible primera fuerza política del país. Posee el más vasto voto duro: 9 millones de electores y es el único partido con una genuina maquinaria electoral en todo el país.

Su estructura es sumamente poderosa: quizá por ello Federico Reyes Heroles calificó alguna vez al sistema de partidos mexicano como bipartidista…de tres partidos. En todas las elecciones, con la excepción del Distrito Federal, el PRI aparece como primera o segunda fuerza. La ecuación política nacional pasa, por fuerza, a través de los pilares políticos del viejo partido de la revolución.

MAS EN EL PDF

Descargar

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*