La descomposición
Septiembre 26, 2013
Antes del Debate
Septiembre 26, 2013

Pacto de élites

01/05/2006
Parece claro que las élites del país han llegado a un entendimiento: Andrés Manuel López Obrador no debe ser Presidente de México. Por eso existe una articulación de esfuerzos para influenciar al electorado. En esta estrategia, confluyen partidos políticos, empresarios, medios de comunicación, la iglesia católica, el gobierno federal.

Como resultado, México se está dividiendo en dos. La base popular que respalda al PRD y a sus aliados es todavía muy poderosa. Es, sin embargo, una masa informe. Entusiasta pero sin capacidades de movilización institucionalizada; con grandes convicciones pero escasos recursos.

Por otro lado, la gran coalición adversa a López Obrador posee estructuras partidistas muy importantes. Centros de poder en pleno funcionamiento. Una vasta red de difusión. Una influencia basada en la fe y en las creencias. Posee, sobre todo, dinero. Mucho dinero.
Si la base de López Obrador la une la esperanza, a la coalición que se opone la une los interesantes. A ambas facciones las enfrenta el miedo. Diferencia fundamental: los seguidores de López Obrador no tienen nada que perder. Sus opositores lo tienen todo.

MAS EN PDF

Descargar

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*