LA ADICCIÓN ENERGÉTICA
octubre 4, 2013
MARCHAS
octubre 4, 2013

PAIS NINI

04/04/2011

El Gobernador de Chihuahua, César Duarte ha dado en el clavo: pensando con creatividad, hay muchas opciones para dar educación y empleo a los jóvenes que actualmente no los tienen.

No se trata de un problema menor: son 7 millones, de acuerdo a las cifras de la UNAM. Es decir, algo más del 11% de la población económicamente activa está ociosa, sin presente ni futuro.

El Gobernador de Chihuahua propuso mandarlos tres años al Servicio Militar Nacional, pa´que se eduquen. No mencionó, por supuesto, el costo estimado de una medida así, si tomamos en cuenta que en su conjunto las fuerzas armadas no tienen más de 300 mil efectivos. La otra objeción, menos economicista, es que el ejército no está hecho ni para educar masivamente ni mucho menos para emplear. Se estará, además, violando el principio de libertad de elección. Entras cuando quiero y sales cuando digo. Pero peores son aún, quizá, los riesgos a la estabilidad política. El ejército está hecho para defender la soberanía. Ya lo metieron a patrullar calles. También a auxiliar en desastres. Ahora los quieren de maestros y de empleadores. Luego, ¿de qué más?

Hay, sin embargo, otras opciones posibles, igual de innovadoras que el lance del Gobernador.

Alonso Lujambio propuso educar con telenovelas. Un giro modesto a la propuesta podría convertir a los ninis en el target, público objetivo, de una barra especializada de telenovelas. Estaríamos, así, matando varios pájaros de un tiro: mantenemos a los ninis encerrados en casa, mirando TV, se fortalecen las relaciones políticas con el Canal de las Estrellas y la televisora del Ajusco, y fomentamos que sigan creciendo para debilitar a Carlos Slim en un efecto secundario. En un golpe maestro, podríamos convertir a Angélica Rivera en la figura referencial de los educandos acompañada de Paty Lú.

Puede haber más opciones de política pública: privatizar el sistema educativo y lo entregamos a grupo Carso, para fomentar la competencia. Así crearíamos un oligopolio similar a muchos que tenemos: que compitan CARSO y el SNTE en una lucha feroz por el mercado mientras el Estado mira para otro lado.

Está también la política de hacernos de la vista gorda e incentivar que se profundice el actual modelo, tan exitoso: hacer más mercado de consumo de droga en México para que la demanda creciente haga que la oferta se ajuste. Esto haría que los zetas requieran más empleos con menores cualificaciones laborales e intelectuales. De los 500 mil mexicanos que emplean actualmente se podría pasar, al menos, al doble.

 

Otra vertiente pasa por enviar a Jorge Castañeda a negociar a Estados Unidos un programa migratorio sin medias tintas, nada de retazos de enchilada, y que se abra el flujo migratorio. Así, los mandamos para allá y nos olvidamos del asunto.

Así podríamos seguir. Las propuestas mencionadas no son ficción: son las políticas públicas que se han seguido hasta hoy o que han pretendido impulsarse. Así está México. México es un país NINI: sin presente ni futuro. No con esta clase dirigente. No mientras no pensemos que tener 7 millones de jóvenes sin esperanza es un suicidio y que, regresarles la ambición de vivir pasa por enfrentar a Elba Esther Gordillo, reformar profundamente el sistema educativo, hacer una gran alianza por la educación, desviar recursos del crimen a la escuela y pactar una agenda por la competitividad del país. Hacer crecer a México necesita enfrentar a los monopolios, obligar a pagar impuestos, fomentar políticas sectoriales y cerrar la hemorragia de la corrupción.

No hay que seguir esforzándonos en descubrir hilos negros. No existen.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*