La traición
Mayo 13, 2014
PAN Ganadores y perdedores
Mayo 22, 2014

CAMBIOS GOBIERNO FEDERAL

Fernando Vázquez Rigada
Mayo 19, 2014

Se preparan ajustes en materia de mensaje, canales de difusión y operatividad mediático/política en el gabinete presidencial.

Así debe ser. La comunicación que no rinde rentabilidad político electoral no sirve de nada. Y hoy, el presidente Peña no está obteniendo, al menos, la primera. Su aprobación promedia apenas el 50%. En estas circunstancias, la elección intermedia se antoja muy comprometida.

Primero el fondo: ¿Cómo es posible que un presidente que ha logrado aprobar las más importantes reformas de los últimos años, que encarceló a Elba Esther Gordillo, que ha capturado o eliminado a los grandes capos del narco de todo el país, que ha procesado por corrupción a tres ex gobernadores, tenga rangos de aprobación tan bajos?

La respuesta es doble. El voto más duro del país lo tiene el PRI. Solo le supera un voto aún más poderoso: el voto anti PRI. Pero ese voto está fracturado en toda la oposición. No ocurre así en las encuestas: la aprobación está sujeta a un juicio más severo que no comulga con el PRI.

Segundo: ha fallado conectar emocionalmente con los ciudadanos. El común de los individuos no posee el conocimiento o la información para evaluar el calado de las reformas en el mediano o largo plazos. Saben del presente. Viven en él. Las promesas de futuro son eso: promesas.
La frescura de los primeros spots, altamente motivacionales, creativos y sorprendentes, se ha agotado. El mensaje central de mover a México parece insuficiente en una economía (casi) inmóvil y en el horror cotidiano del crimen. La marcha atrás en muchas de las leyes secundarias abrieron una justificada sospecha sobre la voluntad de ir hasta el fondo de lo requiere el país.

El equipo del presidente no ha logrado conectar con los medios locales o con los generadores de la murmuración pública: las redes sociales. En el primer caso, se ha pasado por alto la máxima de Tip O Neall, pero aplicada a la comunicación: toda comunicación es local. La opinión pública, en su mayoría, se informa en lo local, no en los grandes espacios nacionales. En el plano de las redes sociales, no se ha calibrado que las redes conforman una narrativa pública, independiente y libre.

Por último, el cambio en la operatividad vendrá por la vía de las delegaciones estatales. Habrá cambios. El gobierno permitió las recomendaciones de gobernadores para nombrar a delegados, pero, en lo general y salvo excepciones, el modelo no funcionó. Las redes locales son poderosas. Aquellos que han entendido que uno abre la puerta y otro la mantiene abierta, sobrevivirán. El ajuste vendrá, y fuerte, para activar voceros en lo local que son, al final, quienes operan el gobierno federal en todo el territorio.

No son cambios menores. No pueden serlo. El tiempo pasa de prisa. Y corre contra el presidente.

@fvazquezrig

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*