Autodefensas
Julio 8, 2014
El Retorno del Mago
Julio 15, 2014

PAGARÉS

PAGARÉS

Por Fernando Vázquez Rigada

En política no hay préstamos. Hay pagarés.

La guerra intestina de las telecomunicaciones es económica, empresarial, de mercado. Pero es también política.

gato-01

Televisa apostó su resto a desbaratar a América Móvil y Carlos Slim mediante la activación de sus resortes políticos. Operó una ley secundaria que recargaba el peso de la regulación contra el gigante de las telecomunicaciones y le permitía a Televisa mantener cómodamente su monopolio en el sector de mayor crecimiento de la TV: la televisión de paga.

La operación política del grupo televisivo fue efectivo, aunque burdo. Avasalló en ambas cámaras. En la alta por 80 votos contra 37. En la baja, por 340 contra 129.

Los daños colaterales del sismo no fueron menores. Por un lado, partió al PAN, al menos en principio, en la Cámara Alta. Impulsado por Juan Molinar Horcasitas, que tiene estrechos vínculos con el grupo Slim, Gustavo Madero lanzó su espada en prenda para tratar de frenar el texto que finalmente se aprobó. Falló, y eso debilitó su liderazgo. Tanto, que en la votación en la Cámara de Diputados toda la bancada panista se sumó a la ley que había recomendado rechazar en el senado. Ya no hubo independencia sino un viraje en la consigna. Había que votar a favor de Televisa o atenerse a las consecuencias.

En el PRD el sismo tampoco fue menor. Su dirigente nacional, Zambrano, tuvo que hacer una grosera operación para forzar a que todos sus senadores votaran en contra de la ley que finalmente se aprobó. Lo mismo ocurrió en la Cámara Baja y contagió a sus aliados de Movimiento Ciudadano y del PT.

El PRI fue siempre claro. Iría con Televisa.

Y es que en política todas las facturas se cobran. Televisa fue el eje gravitatorio para llevar a Peña al poder. El crecimiento del actual presidente desde una gubernatura sin medios nacionales de cobertura se debió a un gran acuerdo con el poderoso grupo mediático nacional. No fue gratuito, por supuesto, ni barato: pagó más de 700 millones de pesos anuales por ello. Pero la inversión rindió frutos. Nadie vota por quien no conoce, y Peña se dio a conocer en todo el país gracias a grupo Televisa. Cuando arrancó el proceso electoral de 2012, su ventaja era cómoda y ya no fue posible darle alcance.

Quien tuvo la oportunidad de desbancarlo fue Andrés Manuel López obrador, quien recibió apoyos del grupo Carso desde que era jefe de Gobierno del Distrito Federal. Carlos Slim hizo sus cálculos desde 2006 y pensó que una alianza con la izquierda era redituable. Casi logra su objetivo en dos ocasiones. Pero casi, en política, no es suficiente. El magnate apostó y perdió. Eso explica por qué la rudeza contra su grupo y por qué la solidaridad de las izquierdas.

El presidente pudo haber dado por saldada su deuda con Televisa por el pago –quizá de más de 5 mil millones de pesos- que le hizo durante seis años. Pero no fue así. ¿Por qué? Porque Peña necesita otra vez el poder de la televisión. El presidente enfrenta una elección intermedia con una economía que no levanta. Hay turbulencias en el tema de seguridad. Los gobernadores de su partido no le están dando la rentabilidad que esperaba. Su aprobación es exigua.

Peña necesita crecer. Y necesita hacerlo pronto. Por eso le entregó una legislación secundaria a modo a Televisa y pagó los costos por ello.

En política no hay préstamos. Ahora Peña no firmó un pagaré. Le expidió uno a Televisa.

@fvazquezrig

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*