LO QUE SOMOS
septiembre 29, 2014
EL ÓRGANO MÁS DÉBIL
octubre 6, 2014

LÍDERES

Por Fernando Vázquez Rigada

México tiene una carencia fundamental: de liderazgos.

Tenemos muchos políticos, pero muy pocos estadistas. Tenemos muchos congresistas, pero muy pocos legisladores. Tenemos muchos burócratas, pero muy pocos servidores públicos.

Muchos habitantes, pero pocos ciudadanos. Y; sobre todo, fatalmente, muchos críticos pero pocos líderes.

El gobernante convence. El líder inspira. El líder encarna las cualidades de arrojo, carácter, carisma, empatía del que carecen los demás. Se distingue por su cualidad de inspirar y encabezar grandes proyectos de cambio.

Los liderazgos mexicanos se han nutrido de épocas violentas. La independencia y la reforma fueron dos periodos notables en el surgimiento de nuevos liderazgos. El primero surgió tras tres siglos de colonia. El segundo, tras el desastre de casi tres décadas de independencia anárquica.

El tercer gran momento, y también el más notable, fue el de la revolución mexicana. Tras tres décadas de porfiriato y un cruel golpe de estado, México se enfrenta a México. La guerra civil devasta al país pero fertiliza con sangre su tierra. Surge una generación de jóvenes que piensan diferente y poseen la audacia para arrasarlo todo. Son políticos notables –Obregón, Calles, Cárdenas. Intelectuales –Lombardo, Gómez Morín, Vasconcelos. Artistas –Rivera, Chávez, Orozco. Escritores –Guzmán, Rulfo, Azuela. En fin: un universo de nuevos líderes que transforman el país.

Este tiempo mexicano alerta sobre la urgencia de que surjan los líderes que sacudan a la nación y le otorguen un nuevo vigor: una visión más ancha y una solidaridad más profunda. Una honradez que se ha extraviado. Un rumbo que no sea importado.

Es posible que estemos observando el fermento en la auto organización social que se agrupa para defenderse: de la violencia, del abuso. Que se une para proteger sus recursos. Para denunciar el vacío político.

Falta, es cierto, coherencia, agenda, densidad. Pero requerimos que coagulen en todo el país los rostros que habrán de colocarnos en un lugar honroso, productivo, prominente.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*